La Junta de Andalucía reconoce en Inmaculada Manzano el papel de la mejer educadora en el desarrollo de la Subbética

Redaccion

Redaccion

Reconocer el papel de las mujeres en el ámbito educativo como promotoras de la igualdad en el mundo rural fue este año el objetivo del acto conmemorativo del Día Internacional de las Mujeres Rurales, organizado por las consejerías de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, en la localidad jienense de Baeza. El encuentro, que este año se celebró bajo el lema “La educación, la gran igualadora social en el mundo rural”, contó con la entrega de ocho premios en reconocimiento a la labor de maestras de la comunidad autónoma, uno por cada provincia, a propuesta de los 52 Grupos de Desarrollo Rural distribuidos por Andalucía. 

Por Córdoba, fue la propuesta del GDR Subbética, representada en la lucentina Inmaculada Manzano, la galardonada, junto a las profesoras Rosa Melguizo (Almería), Francisca Gago (Cádiz),María del Carmen Ruiz (Granada), Antonia Ojeda (Huelva), Ana Hervás (Jaén), Ana María Jiménez (Málaga) y, a título póstumo, Isabel Esquivel (Sevilla). Mujeres que, según resaltó la Consejera de Agricultura, Elena Víboras, recibieron este reconocimiento “por su labor fundamental en el mundo rural en representación de muchísimas otras que han dedicado o están dedicando sus vidas a la educación”. En este sentido, la consejera puso en valor el relevante papel de las mujeres en la transformación que ha sufrido el mundo rural en los últimos años “haciendo un gran esfuerzo para superar barreras muy enraizadas en la sociedad”. 

Por su parte, la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio reafirmó que la educación es la mejor arma para lograr la libertad y la igualdad entre hombres y mujeres, especialmente en zonas rurales y dispersas.  

Por otro lado, Víboras recalcó los “más de 20 años de intenso compromiso del Gobierno andaluz con el desarrollo rural, trabajando por la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres”, unas políticas que se asentaron a principios de los años 90 con el primer Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía y que se consolidaron gracias a la actividad de los Grupos de Desarrollo Rural (GDR). Actualmente Andalucía cuenta con 52 Grupos de Desarrollo Rural que han puesto en marcha 30.000 proyectos de emprendedores rurales y han generado 42.000 puestos de trabajo. 

El actual programa LiderA (2007-2015) ha creado y consolidado 17.473 puestos de trabajo, de los que el 45 por ciento se corresponde con empleo femenino, que han contribuido “al cambio auténtico” de los pueblos y zonas rurales de Andalucía. 

En Inmaculada Manzano, la Junta ha querido reconocer la especial vocación en el desarrollo de la educación en Lucena, de esta lucentina, Diplomada en Magisterio por Educación Infantil, que, participó activamente en la creación de una cooperativa de enseñanza que hoy es el C.E.I. “El Canguro”, donde ejerce como maestra de infantil. Un centro de enseñanza, autogestionado por mujeres, innovador y progresista en su concepto, que propició que la educación 0-3 años se concibiera como idea educadora y socializadora, y que hoy es un centro de infantil paradigma de otras muchas iniciativas. 

Manzano fue además miembro fundador de la Asamblea Feminista La Perla de Sefarad (1987), asociación que impulsó la Asesoría Jurídica de la Mujer, iniciativas de ayuda a víctimas de violencia de género, reivindicaciones como el derecho a decidir la maternidad y creó el Centro de Formación Juana Castro (primera asociación en incorporar la Formación Profesional Ocupacional como objetivo para conseguir la igualdad de oportunidades). 

Participó en la lucha por la igualdad desde la sencillez de lo cotidiano, desde el anonimato y desde la eficacia que se demuestra en los resultados de cada día en nuestras vidas. Entre otras facetas, Inmaculada ha sido miembro del Equipo Técnico de las Jornadas Pedagógicas organizadas por la Delegación de Educación del Ayuntamiento de Lucena, profesora de cursos de Formación Ocupacional en la especialidad “Auxiliar de Escuelas Infantiles” y ha participado como voluntaria impartiendo clases de español a personas inmigrantes a través de la Asociación Lucena Acoge. 

Inmaculada Manzano mostró su agradecimiento al Grupo de Desarrollo Rural de la Subbética por proponerla para este reconocimiento, que recibió “en nombre de todas las mujeres y hombres que se dedican al mundo de la educación”. Manzano resaltó además sus méritos como “fruto del trabajo colectivo, de todos los que me han apoyado, estimulado, ayudado y respetado” y realizó un agradecimiento especial a sus amigas y compañeras del Centro de Educación Infantil “El Canguro” y a su familia.

Suscríbete al boletín
Encuestas

¿Necesita Cabra un espacio de ocio juvenil?

Cargando ... Cargando ...
RELACIONADO
RELACIONADO